CONVERSACIONES

Miguel Arana: «Aunque no había una idea clara de hasta dónde se podía llegar, sentíamos que era posible» [link] Amador Fernández-Savater: «Somos el 99% y lo que nos une son problemas que nos afectan de modo trasversal» [link]

Juanlu Sánchez: «Los medios de comunicación tradicionales no entendían lo que estaba pasando y no lo contaban» [link] Marga Padilla: «Sin tecnología, sin móviles, sin primaveras árabes, sin 11Ms… no habría habido 15M» [link]

Javier de la Cueva: «Estamos en el modelo de la minoría. El tema no es ser muchos sino estar bien organizados» [link] Lidia Posada: «La no violencia y la horizontalidad son principios en los que nos basamos pero no nos definen» [link]

Pablo Padilla: «El 15M ha supuesto una pequeña fractura en un armazón enorme. Hay que tratar de abrirla más» [link] Virginia P. Alonso: «Los medios no lo vieron venir y les vino grande. No entendieron lo que estaban viendo» [link]

Zulo: «El 15M se ha convertido en un superhéroe colectivo que va allí donde hay una injusticia» [link] Leila Nachawati: «El moverse y el participar en cosas que nos afectan a todos es un notición» [link]

Dani Vázquez: «La forma de estallar fue muy pacífica, con un modelo de desobediencia civil muy calmado» [link] Julio Albarrán: «Muchos seres humanos han decidido juntarse y hacer algo por su sociedad: Luchar juntos» [link]

Carolina García: «Con el 15M hemos recuperado nuestra parte de “persona” con ganas de compartir» [link] Enrique Villalba: «Las ciudades han sido el motor de la sociedad, y las plazas su parte más visible y un lugar de encuentro» [link]

Julio Alonso: «Twitter no hace la revolución. Las tecnologías han permitido que la gente se coordine» [link] Marta G. Franco: «Lo más importante es saber que pase lo que pase hay una forma de afrontar conjuntamente las cosas» [link]

Langdon Winner: «Se ha pasado de tener redes sociales para ocio o de consumo, a usarlas para organizarse» [link] Alberto Corsín: «Las redes sociales han transformado la forma de contar las cosas y han generado nuevas audiencias» [link]

Silvia Nanclares: «El 15M me ha cambiado porque a partir de esos días Bookcamping empezó a crecer» [link] Olga Rodríguez: «Cuestionar la existencia de una democracia real era muy políticamente incorrecto antes del 15M» [link]

Antonio Lafuente: «Puede que no nos demos cuenta hasta dónde de profundo ha llegado todo esto» [link] Pablo Soto: «El 15M genera copyleft, es el resultado de la colectivización de los medios de información» [link]

Basel Ramsis: «El 15M es el comienzo de un movimiento de protesta por la situación económica, política y social actual» [link] Ayelén Losada: «El 15M es una explosión de la expresión de una necesidad de hacer cosas con sentido» [link]

Chema Ruiz: «Por justicia social y para evitar un colapso del sistema hay que dar una solución a los desahucios» [link] Domenico Di Siena: «La configuración de la acampada de la Puerta del Sol favorecía el contacto entre las personas» [link]

Mario Munera: «Lo mejor que ha tenido el 15M es esa educación que he recibido. He aprendido mucho de política» [link] Guillermo Zapata: «Iba hacia Ópera llorando y riendo a la vez. Aquello era grande: eran nervios de responsabilidad» [link]

María Pastor: «A un chico se le ocurrió lo de "Estado de malestar" porque el Estado de bienestar estaba muriendo» [link] Patricia Horrillo: «El periodismo local es un periodismo de decrecimiento que te permite recuperar lo que es cercano» [link]

Adolfo Estalella: «Hay toda una metodología que ayuda a gobernar el espacio y el encuentro, y es una invención del 15M» [link] Luis Moreno-Caballud: «Los españoles que estábamos en Nueva York entendíamos esa sensibilidad de lo que estaba pasando» [link]

Mai Gredilla: «El 15M es un conglomerado de gente que ha visto que puede cambiar el sistema en el que vive» [link] Bernardo Gutiérrez: «Estamos en un cambio de paradigma de democracia representativa a participativa» [link]

José Ignacio Martín: «El grupo de Yayoflautas somos unos cincuenta. Nacimos el 1 de mayo» [link] Karry: «Legal Sol surge para apoyar desde el punto de vista jurídico la acampada» [link]

Pedro Martí: «El 15M intenta revertir ese equilibrio de poderes. Tenemos que tomar la responsabilidad nosotros mismos» [link] Enrique Flores: «El cuaderno tiene un lenguaje propio y es que estás dando banda sonora» [link]

3 comentarios:

  1. I. El fin de la democracia.
    Cuando llegó la gran crisis, en el 2008, descubrimos un gigantesco agujero negro de especulaciones fraudulentas, paraísos fiscales, deudas insostenibles e hipotecas basura. Los líderes occidentales del G-20 prometieron medidas ambiciosas para luchar contra los fraudes del capitalismo, formulando declaraciones solemnes que parecían alumbrar un modelo económico más justo y productivo. Cuatro años más tarde, el mundo occidental sigue tal y como estaba, dominado por una telaraña de redes financieras y especulativas. Los Estados no levantan cabeza y sus dirigentes se muestran incapaces por mejorar la situación. Se ha puesto al descubierto una segunda crisis, política, más profunda si cabe. ¿Qué le ha sucedido a los políticos?, ¿quiénes son los que realmente mandan en el mundo?
    ¿Quién tiene el poder?
    La respuesta se esconde tras las siguientes preguntas: ¿quién controla los medios coercitivos, es decir, el ejército y la policía, para imponer sus decisiones? ¿quién puede formular las leyes, que son las reglas de juego de todo sistema político, económico y social? ¿ quién es el que nos juzga en caso de conflicto? ¿quién tiene la capacidad de obtener la información más completa en todos o casi todos los ámbitos sociales? ¿quién tiene más recursos humanos y materiales para llevar a cabo sus fines? Todas estas preguntas conducen al Estado y sus agentes principales, los políticos. Al Estado es a quien hemos cedido el poder y confiamos la gestión del presente y futuro.
    ¿Quién controla el poder?
    La lógica nos impulsa a creer que, si el Estado tiene el poder, éste es controlado por sus órganos más importantes: parlamento, gobierno y tribunales. Pero me temo que no es así. Existe una organización que, actuando al margen del Estado, tiene bajo control a todos sus dirigentes (es decir, los políticos): les recibe como acólitos de una secta, les inculca sus reglas, les diseña el futuro decidiendo cuáles de ellos serán candidatos a las elecciones y, una vez confirmados por el pueblo, (tras marcar una equis en un papel) los distribuye a discreción entre todos los cargos públicos. Mientras los políticos ocupen su cargo, desde el presidente al secretario del Estado, pasando por los parlamentarios, se mantendrán fieles y antepondrán los intereses de la todopoderosa secta a los del Estado. Nunca la abandonarán. Han firmado con ella un pacto diabólico, secreto y vitalicio: dinero y privilegios a cambio de su alma de servidores públicos. ¿Quién es el lucifer que compra a nuestros dirigentes? Los partidos políticos.
    Los partidos políticos son centros de logística, que no rinden cuentas a nadie y funcionan con reglas oscuras y juego sucio. En ellos se reúnen los políticos con los que verdaderamente mandan (por supuesto, los poderes financieros y las multinacionales), para acordar los términos de cómo ejercer el poder.
    Los ciudadanos dimos el poder al Estado, pero el Estado está controlado desde los partidos políticos. Éstos son la plataforma de encuentro entre los futuros dirigentes y los que verdaderamente mandan, la aristocracia financiera.
    Los políticos sirven al partido. Poco a poco los Estados han ido perdiendo fortaleza, hasta convertirse en patéticos ídolos de barro, humillados y postrados de rodillas ante los mercados de deuda y los especuladores financieros....

    wwww.elfindelademocracia.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El capitalismo, como sistema de sociedad, ha llegado a su limite historico y al menos que deseemos de ahora en adelante vivir en una sociedad donde el abuso, la explotacion, el poder y la riqueza de los ricos financieros actuen como condicion previa al bien estar de los pueblos, tendremos entonces que concienciarnos colectivamente para rechazar esta sociedad en su totalidad y remplazarla con otra alternativa- nota que digo sociedad y no sistema economico.

      Eliminar